La Empresa de Acueducto y Alcantarillado de San Gil, informó la ruptura de un tubo en uno de los tanques de inspección, del barrio paseo del mango, en el cual se encontró una piedra arrojada dentro del mismo, lo que ocasionó un desborde del agua que fue controlado de forma inmediata. Según el Ingeniero, José Humberto Remolina, Jefe División Técnica de Acuasan, afirmó que al parecer personas inescrupulosas, han venido ingresado a los predios de la empresa, para sabotear el trabajo de la misma.

Acuasan hizo un llamado a las personas que realizan este tipo de acto vandálicos, para que se concienticen que este es un recurso de todos los sangileños, por lo tanto lo que se logra con esto es un daño al bolsillo mismo, pues es la comunidad los que pagan los impuestos y servicios de la empresa, para que esta pueda funcionar de forma eficiente.