Con el objetivo de salvaguardar la sana convivencia de los sangileños, la Policía Nacional, estará realizando controles en horas de la noche en donde se han evidenciado algunos menores de edad consumiendo licor y otros que son utilizados para la mendicidad, así lo aseguró el Mayor Carlos Torres Bareño, Comandante del Primer Distrito de Policía de San Gil, quien recalcó la importancia de que los padres de familia estén mucho más pendientes de sus hijos y de las acciones que están realizando, cuando salen de sus hogares, pues aseguró que en el caso donde se llegue a encontrar a estos jóvenes con bebidas embriagantes, los padres serán sancionados legalmente o en los casos más graves, serán llevados inmediatamente a las instalaciones del Bienestar Familiar.

Por otro lado el comandante también entregó a la comunidad en general algunas recomendaciones para que estén muy pendientes de sus objetos personales, ya que en los últimos días se han registrado varios casos de hurto en la ciudad, y pues esta es la temporada en donde los dueños de lo ajeno aprovechan para cometer estos delitos, por tal razón aseguró que también habrán más refuerzos de personal policial que llegará a San Gil, para reforzar y garantizar la seguridad en el municipio. Igualmente invitó a los sangileños para que revisen muy bien los cajeros automáticos, para evitar que estos se encuentren alterados y de paso seamos víctimas de los delincuentes que manipulan estos artefactos para despojarnos de nuestro dinero.

De esta manera, el mayor hizo un llamado a todos los propietarios de viviendas que son arrendadas a otras personas, para que estén muy pendientes de estos lugares ya que en la Capital Turística de Santander se ha hecho la extinción de dominio a 4 casas que han sido utilizadas para el expendio de drogas, y los dueños expresan que no sabían de esta situación, pero según el comandante esto no es excusa para librarse de esta acción legal. Por este motivo recordamos a los ciudadanos estar muy pendientes de sus propiedades y establecer en el contrato de arrendamiento la cláusula que permita revisar la vivienda periódicamente para evitar este tipo de delitos.