El relleno sanitario (al igual que el de Bucaramanga) está llegando al límite de su capacidad, esto significaría que San Gil y otros municipios de la región Guanentá no tendrían un lugar para la disposición final de sus residuos sólidos.

El alcalde Ariel Fernando Rojas se pronunció sobre esta situación:

[Escuche el audio haciendo click] 

Explicó que a la actual fosa le queda un año de uso y antes de que finalice el período de tiempo, se construirá una nueva fosa con capacidad de almacenamiento para 4 o 5 años, mientras la nueva administración comienza la documentación para solicitar al gobierno nacional entre 7 y 8 mil millones de peses para realizar otro relleno sanitario en algún sector de las 20 hectáreas de terreno que posee la empresa de acueducto y alcantarillado de San Gil – Acuasan.

Nota de: Cristian Romero, periodista emisora La Cometa.

Corrección de estilo: Alejandra Carvajal, productora de radio.